2 de octubre de 2016

H. INTERACTIVA - EL NUEVO AMANECER

David está comenzado a ser un problema, bueno , todo está comenzando a ser un problema, demasiados días encerrados en este cochambroso piso, comiendo lo poco que tenemos. Hoy, ya cansado de esta monotonía le he dicho a David que fuéramos a la azotea a tomar el aire, que nos vendría bien después de tantos días, obviamente todo esto ha ocurrido mientras Irene dormía, en parte quería interrogar a David lejos de ella. Hemos hablado de cómo obtener algo de comida, ya que alimentar una boca extra nos ha salido caro,  de una forma que no nos ponga bajo riesgo, hemos concluido que lo mejor sería saquear los pisos del edificio, que con suerte sacaremos alguna lata o algo de pasta para hervir con la única pega de matar quizás a un par o tres de infectados por piso. Lo realmente inquietante ha sido cuando he comenzado ha hablar de los grupos que había visto o tomado contacto en los últimos meses, él simplemente esperaba a que alguien pasara cerca del concesionario y con suerte podía intercambiar algún vehículo por comida, aunque es una forma de vida miserable, le funcionó hasta que de repente no hubo más supervivientes. Su suerte hizo que nosotros apareciéramos por arte de magia y el resto ya se sabe, desde luego, si no llegamos a aparecer nosotros, no creo que hubiera aguantado en el exterior ni cinco minutos.
 Me encuentro en una encrucijada grave, Irene aunque de alguna manera, aún somos desconocidos se que tiene buen corazón y yo, en cambio, ya he visto demasiado para saber como acabará esto, se que el hombre que estamos alimentando morirá a la primera de cambios, pero bueno, la humanidad del ser nos lleva a esperanzar-nos y cegarnos por el menor destello de futuro que veamos.
Al volver al piso ella seguía durmiendo plácidamente, me he quedado pensativo mirándola mientras pensaba en todas las disyuntivas que en ese instante corrían imparables por mi mente, esa preciosa chica de ojos azules, simplemente dormía plácidamente. Me recordó a los viejos tiempos cuando despertarte vivo, no era algo digno de mención, de repente abrió sus ojos y me miró sorprendida, me pregunto que si había pasado algo, en ese instante me sonrojé, como un niño que le acaban de descubrir mirando a la chica que le gusta, ella al verme así se río, en ese instante me di cuenta que es la primera vez que veo su sonrisa y sí, es preciosa.
Le he explicado el plan para obtener algunos víveres si queremos seguir en la seguridad del piso, le ha parecido bien, pero como yo mismo me temía, me ha confirmado mis dudas y es que no podemos quedarnos mucho tiempo aquí, debemos movernos, el problema es que el plan del norte ya quedó descartado así que no quiero avanzar sin rumbo, deberíamos pensar seriamente hacia dónde nos vamos a dirigir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada